Trucos y secretos para retardar la eyaculación y durar más en la cama

images (1)

Aparentemente muy pocos están contentos con el tiempo que logran aguantar el reflejo de eyacular. A pesar de que no todos los hombres que están insatisfechos con su “duración” sufren de eyaculación precoz propiamente dicha, muchos se sentirían más contentos si pudieran controlar más el momento en que terminan. Para todos ellos, aquí algunas estrategias útiles para demorar la eyaculación:

No enfocarse en las cosas que te excitan: Puede ser útil cerrar los ojos (el 80% de los estímulos entran por los ojos), para disfrutar pero sin sobre-estimular tus sentidos.
Enfócate en tu respiración, esto te ayuda a tener más conciencia de tu cuerpo y por tanto aumenta la probabilidad de controlar lo que le está pasando. Tratá de respirar profundamente para ayudarte a relajar todo el cuerpo y calmar la excitación y tensión que llevan a una eyaculación antes de tiempo.

Venirse de nuevo: Después del primer orgasmo, estarás menos sensible a cualquier estimulación y por tanto, hay más posibilidad de durar más tiempo.

Cambiar de posiciones: si querés demorar la eyaculación, la posición del misionero (con el hombre arriba) no es la más recomendable pues crea mucha tensión muscular y esta tensión acelera tu reflejo eyaculatorio. Buscá posiciones donde podás mantenerte relajado, sin tensión muscular.

Comunicarse durante el acto sexual: Para poder durar más, a veces necesitás aminorar o cesar completamente cualquier tipo de estimulación. Para lograr esta sincronización con tu pareja es útil usar palabras cortas que manden el mensaje adecuado, sin lugar para malos entendidos, “detenete”, “más rápido”, “lento” son algunos ejemplos.

Sube y baja: Algunos hombres pueden mantener el coito por periodos muy prolongados si dejan que la tensión sexual se eleve hasta el punto de eyaculación y luego baje, reduciendo la estimulación y luego vuelven a moverse una vez más hacia el borde. Varios de estos episodios pueden darte un mayor sentido de control. Podés practicar ésta técnica durante la masturbación.

Considerar las alternativas: estar preocupado por no terminar demasiado pronto te desconecta de tu cuerpo y de tu pareja, produciendo una eyaculación sin aviso ni control. Para reducir la ansiedad de desempeño relacionada con este tipo de eyaculación a menudo es útil considerar el coito solo como una opción más entre muchas otras alternativas de interacción sexual.

Las damas primero: A veces la insatisfacción con el tiempo que durás viene del hecho que tu pareja no ha conseguido el orgasmo cuando vos terminás. Es recomendable entonces, abrirse a opciones más eficientes que la penetración como son el sexo oral o la masturbación, para así asegurar el orgasmo de tu pareja y liberarte de esa presión.

Tres golpes suaves, uno profundo: intercalar penetraciones superficiales con una penetración mas profunda.

Ejercicios Kegel: enseñan control sobre el músculo pubocoxígeo, brindando control extra sobre la eyaculación al promover la conciencia sobre las sensaciones de tu zona pelviana. Adicionalmente, estos ejercicios aumentan tu control sobre la erección y la intensidad de tus orgasmos.
Como este es un problema muy común, hay muchas supuestas soluciones populares no tan recomendables. Aquí algunos ejemplos de lo que no hay que hacer:

Anestésicos locales: le quita todo el chiste a la relación sexual. ¿para qué voy a hacer algo rico si no voy a sentir lo que estoy haciendo? Es como comer un chocolate sin sabor. Además, la otra persona también pierde sensibilidad por el contacto con el área anestesiada.

Usar alcohol o drogas: Este es un método que no contribuye a resolver el problema porque no ayuda a aprender a controlar la eyaculación. Adicionalmente le quita la espontaneidad a la relación sexual y la habilidad de intimar y conectar con una persona alcoholizada o drogada se ve gravemente menguada. Además, incrementa el riesgo de otro tipo de problemas sexuales como la disfunción eréctil.

Si estas técnicas no te funcionan, podrías estar lidiando con eyaculación precoz propiamente dicha. En este caso la recomendación es buscar ayuda profesional.

fuente

6 Comments